Todo el mundo odia el “pincho”

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

En vacaciones queremos desconectar, no tocar el ordenador ni ver ni un informe, pero de vez en cuando no queda otro remedio que echar un par de horitas al trabajo, y surge la duda: ¿cómo me conecto para enviar ese par de emails?

También en viajes de trabajo, entre una reunión y otra, necesitamos conectarnos para aprovechar el tiempo o poner todo al día. Muchos vuelven al hotel, o buscan desesperados el Wifi de un bar para conectarse, en muchas ocasiones con malas conexiones y falta de seguridad.

Problemas Internet y Wifi
Muchos usuarios recurren al “pincho usb” de Internet que ofrecen las compañías de telefonía, pero seamos claros: todo el mundo odia “el pincho”. Los problemas de instalación, lentitud y falta de cobertura llevan a la desesperación a muchos usuarios. Todo el que lo haya usado, se acuerda del momento en que tenía cobertura a tope en el móvil, y el pincho sin funcionar

El problema aumenta si necesitamos usarlo durante largos periodos de tiempo, o con archivos de algo de peso. La mayor parte de las tarifas planas que ofrecen las compañías de telefonía no lo son en realidad, y una vez se ha sobrepasado el límite de datos, la velocidad cae considerablemente o se cobran los datos consumidos como gasto adicional.

Si además necesitamos tener conectados varios dispositivos y ordenadores, no hay otra que tener varios pinchos, y la tarifa sigue aumentando. Es cierto que podemos usar la conexión del móvil para navegar desde el ordenador, pero el generoso donante de wifi, que contento dice “esto lo arreglo yo con mi móvil” suele acabar sin batería suficientemente pronto, o peor aún sin datos para el resto de mes – más aún si, descuidado, se lo presta a un quinceañero.

En WifiAway, cómo no, también odiamos al pincho, y tenemos la alternativa: los mifis – pequeños routers portátiles con una conexión a Internet rápida y de calidad. Gracias a ellos, es posible disfrutar de una conexión de banda ancha como si estuvieras en casa. Sin tener que esperar varios días para disponer de él, sin trámites innecesarios y sin firmar contratos o permanencias. De hecho, puedes contratarlo desde 10 días a varios meses, renovando cuando lo necesites. Con lo cual, no tendrás que estar atado a la compañía cuando ya no requieras de este tipo de conexión.

Además, es muy sencillo de usar, y no necesita instalación. El router Wifi genera una red para que puedas conectarte cuando y donde quieras ofreciendo una conexión de hasta 20 GB y unas velocidades parecidas a la de la fibra óptica, a través de conexión 4G (o 3G cuando no hay cobertura 4G). Una magnífica opción para aquellas empresas cuyos empleados o directivos viajen con frecuencia por el territorio nacional, pero también para empresas que realicen eventos de vez en cuando y no quieran encontrarse con problemas de Internet en el sitio donde se lleven a cabo.

 

Wifi portatil mejor que el pincho

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn